Real Casa de Correos

Loading

Puerta del Sol

La Real Casa de Correos es un edificio situado en la parte meridional de la Puerta del Sol de Madrid (distrito Centro). Su construcción data de finales de la segunda mitad del siglo XVIII, y se trata del edificio más antiguo de la Puerta del Sol.​ Lo más conocido de su arquitectura es el reloj que existe en una torreta levantada sobre su tejado. Este reloj centenario se hace protagonista una vez al año en la noche del 31 de diciembre debido a las campanadas que marcan el ritual de las doce uvas.​ Frente a la puerta principal del edificio se puede ver una placa histórica sobre el kilómetro cero (origen de las carreteras radiales y de la numeración de las calles de Madrid). El edificio ha desempeñado múltiples funciones a lo largo de la historia, y en la actualidad es la sede de la presidencia de la Comunidad de Madrid. Se encuentra haciendo esquina con la calle del Correo, con la calle de San Ricardo (denominada así en honor al Hospital de Tísicos situado en sus inmediaciones), así como con la calle de Carretas. Los edificios circundantes son la Casa Cordero y la Real Casa de Postas.

En la época del reinado de Fernando VI ya se empieza a planificar la construcción de una Casa de Correos. La idea de una casa que ofreciera el servicio postal fue del marqués de la Ensenada hacia 1750, y el trabajo le sería encargado posteriormente al arquitecto español Buenaventura Rodríguez Tizón (conocido como Ventura Rodríguez)​ En la Planimetría General de Madrid llevada a cabo entre 1750 y 1751 se menciona: al Rey Nuestro Señor por haberlas comprado para la construcción de Correos.​ Los planos para la nueva Casa de Correos Generales realizados por Ventura Rodríguez firmados por él mismo, se encuentran en el Museo de Historia de Madrid y datan desde agosto de 1756 hasta abril de 1760. Ya en estos planos de Ventura se decide eliminar las dos manzanas y crear un único solar en el que poner el nuevo edificio en su lugar. El derribo de tales manzanas (con numeración 205 y 206 según la Planimetría General de la Villa) recae en su supervisión.

Fernando VI murió sin descendencia el día de San Lorenzo (10 de agosto), un año después que su mujer. El suceso hizo recaer en Carlos III la Corona de España, que pasó a ocuparla el 9 de diciembre de 1759 en Madrid, dejando la corona del Reino de Nápoles y Sicilia a su tercer hijo, Fernando. En el recibimiento del nuevo rey saneando la Puerta del Sol intervino Ventura Rodríguez. Los vientos de cambio se hacían notar debido a las noticias que indicaban que el rey venía de Italia con el arquitecto Francesco Sabatini. Los cambios se notaron hace años durante la enfermedad de Fernando VI en los que el duque de Alba (en su calidad de mayordomo mayor del rey) iba tomando el control de diversos aspectos del Estado. Esta situación asigna al arquitecto francés Jaime Marquet como director de la obra de la Real Casa de Correos. Carlos III empieza a emitir las Instrucciones que redacta Sabatini por orden real. Esta actividad de Sabatini se centró en la limpieza del centro de Madrid.

Tras la coronación de Carlos III se desencadenó la progresiva destitución de Ventura Rodríguez en el periodo que va desde el mes de abril de 1770 hasta octubre de 1771. Marquet vino a Madrid en 1752 con un puesto de obras reales. Su propuesta es opuesta, desde el punto de vista arquitectónico, a la del arquitecto madrileño. En ese periodo de 1760 empieza a figurar como director de obras el arquitecto Marquet, al principio de su trabajo se encarga de tareas secundarias. Poco a poco las competencias de Marquet van creciendo en detrimento del español Ventura Rodríguez hasta que a finales de 1760 aparece como único responsable de la obra de la Real Casa de Correos. Esta fecha es la que aparece como la del inicio de obra en la mayoría de los historiadores posteriores.9​ Esta situación hizo popular un dicho que circulaba por las calles y mencionaba: “al arquitecto la piedra, la casa al empedrador”. La destitución de Ventura pudo haber sido causada por el escándalo Graez, al haber encarcelado en los sótanos de la Academia de San Fernando, sin motivación alguna, al redactor del Mercurio.

Su diseño sufre la ambivalencia de tener que servir al servicio de correos y de vigilancia ciudadana. El edificio, de planta rectangular, se organiza en función de dos patios interiores. El edificio que proyectó inicialmente Ventura poseía una planta rectangular, y el que modificó Marquet está organizado en torno a dos patios interiores separados por una crujía central y consta de cuatro fachadas. Uno de los patios serviría para el despacho de cartas (Patio de Cartería), y el otro accesible desde Correo para las caballerizas y otros menesteres. Inaugurado el edificio tras su completa edificación, muchos madrileños acudían a la Puerta de Sol y allí, en la Oficina de Correos, tramitaban sus cartas. Muchos de los que lo hacían se daban después un paseo por las Gradas de San Felipe el Real, uno de los mentideros de la ciudad en aquella época. A finales del siglo xviii, al intensificarse el flujo de correo postal se vio la necesidad de construir un edificio anejo con el objeto de poder realizar la carga y descarga del creciente número de carruajes que transportaban las sacas del correo. En el año 1792 el arquitecto Juan Pedro Arnal trazó la que será la Real Casa de Postas emplazada junto a la Casa de Correos. Esta casa se denominó popularmente como El Corralón. El mismo arquitecto diseña en la vecina calle de Carretas la Imprenta Real que permitiría a la Puerta del Sol, y calles adyacentes, estar poblada de librerías.

Este edificio de planta rectangular se encuentra en la Puerta del Sol de Madrid. Es el edificio de más antigüedad que existe en el área. Destaca el doble color de los materiales empleados (ladrillo de la ribera del Jarama y piedra caliza de color blanco de las canterías de Colmenar de Oreja). La parte central del edificio es la más destacable en su fachada, con su entrada y su torreta edificada en el siglo XIX para alojar el nuevo reloj. La puerta principal está formada por un arco de medio punto con un medallón en el centro, en el que puede encontrarse un Hércules rematado por un frontón triangular. Todas las esculturas fueron realizadas por Antonio Primo. Las chimeneas del interior están elaboradas en mármol. La mayoría de los salones principales del edificio están acabados en estuco de color blanco y con los enmarques pintados en dorado. La escalera principal de la entrada está realizada igualmente en mármol.

La puerta principal que da al norte (sombreada a lo largo del día) posee un arco de medio punto. Sobre la clave aparece Hércules con la piel del león. En el tímpano del frontón triangular se puede ver un escudo real y dos leones rodeados de trofeos.

Fuente: Wikipedia

Esta entrada ha sido publicada en Turismo y etiquetada como . Guarda el enlace permanente.